"Por la persecución, Soto Dávila perdió el cargo judicial y nadie le va a devolver su modo de vida quitada"


El ex juez federal de Corrientes Carlos Soto Dávila denunció un "pacto de impunidad" entre el juez Sergio Torres, el fiscal Carlos Stornelli y el procurador de Narcocriminalidad, Diego Iglesias, con narcotraficantes. La denuncia cuenta con el patrocinio del abogado Eduardo Barcesat, quien habló con "En el aire" sobre el caso . 

JUDICIALES - 02-07-2020

Ayer se radicó la denuncia en Comodoro Py, "lamentablemente con esto de la pandemia, uno no asiste personalmente. Todavía no recibí la notificación", dijo el abogado.

"Los principales implicados son el exjuez federal, Sergio Torres,  el fiscal Carlos Stornelli y el procurador de Narcocriminalidad, Diego Iglesias. Supongo que la causa va a implicar tambien la conducta que han tenido Tribunales de convalidar las distintas anomalías", destacó.

Explicó que en la causa que se tramitó en el juzgado de Sergio Torres, que constituye una anomalía porque los hechos, de haber ocurrido en Corrientes, había otro juzgado federal, ya había correspondido. Torres consideró que había tomado conocimiento por haber tomado otras causas por narcotráfico que había un proceder irregular en la justicia federal de la provincia, si hay otros juzgados, debería haberla remitido y no apropiarse de la causa.

"Con este proceder, se está quebrantando el debido proceso judiciario y que además, esto ocurra en sede judicial y para buscar , lo que se consiguió, un desplazamiento, la renuncia del juez para beneficiarlo con una prisión domiciliaria, que de todas maneras le hubiera correspondido por su edad y estado de salud, esto no se puede tolerar que se vuelva a repetir en la justicia correntina", expresó.

Remarcó que se trata de una persecución política que debe terminar, sancionar a los responsables, autores y partícipes.

Añadió Barcesat, que no hay registros sobre las declaraciones de los arrepentidos en la causa por narcotráfico, es más, "los abogados defensores de Soto Dávila y secretarios, han agotado todas las vías por conseguir actas, registros, grabación, videos y les cerraron las puertas "en las narices", es horroroso para el ejercicio profesional".

"Por la persecución, Soto Dávila perdió el cargo judicial y nadie le va a devolver su modo de vida que le fue quitada", aseveró.

COMPARTIR ESTA NOTA        


Dejanos tu comentario

GALERIA

Seguinos en Twitter