Tradicional procesión y misa en honor a San Benito

La Iglesia celebra hoy el día litúrgico de San Benito Abad. La parroquia que lleva su nombre celebra su fiesta patronal con el lema: “50 años construyendo la comunidad en oración y trabajo”, de cara a la celebración jubilar por la creación de esta comunidad parroquial.

 

CORRIENTES - 11-07-2019

La parroquia ubicada en la intersección de las calles Necochea y Elías Abad rinde honores al patrono de Europa y fundador de la Orden Benedictina. Considerado el iniciador de la vida monástica cientos de fieles se acercan a bendecir la medalla y la cruz que lleva su nombre.

Es así que la comunidad religiosa rindió honores al santo homónimo con una variedad de actividades y ceremonias litúrgicas.

Anoche, tras el saludo al Santo Patrono en el atrio del templo, se realizó una caravana por el barrio. A las 6 se rezó el Rosario de la Aurora.

La solemne procesión se inició a las 16, por las calles del barrio: Elías Abad, General Paz, Pasaje Morgan, Necochea, Pago Largo, Las Heras, Elías Abad hasta llegar al templo. Posteriormente la Santa Misa fue celebrada por su cura párroco Juan Rojas.

La Medalla de San Benito

La cruz-medalla de San Benito debe su origen a la gran devoción que el Santo y data de una época muy antigua. El Santo recomendaba el uso de la misma a sus discípulos para vencer las tentaciones, ahuyentar al demonio y obrar maravillas.

La medalla tiene dos caras, por un lado está la imagen del Santo Patriarca, y por el otro, una cruz, que a su alrededor lleva una letras que son iniciales de la oración: Crux Sancti Patris Benedicti (Cruz del Santo Padre Benito), Crux Sacra Sit Mihi Lux (Mi luz sea la Cruz Santa), Non Draco Sit Mihi Dux (No sea el demonio mi guía), Vade Retro Satana (¡Apártate, Satanás!), Numquam Suade Mihi Vana (No sugieras cosas vanas), Sunt Mala Quae Libas (Pues maldad es lo que brindas) Ipse Venena Bibas (Bebe tu mismo el veneno).

Por muchos años, esta devoción fue exclusiva de los monasterios benedictinos; pero posteriormente se propagó luego que el joven Bruno quien fuera más tarde el Papa León IX se curara milagrosamente de una enfermedad.

COMPARTIR ESTA NOTA     

GALERIA

Seguinos en Twitter